Antes de explicarte cómo puedes defenderte de un delito informático te explicamos en qué consiste. Un delito informático es una operación ilícita que se realiza a través de un medio informático. Este medio puede ser tanto software, hardware como una combinación de ambos. Con frecuencia estos delitos se comenten vía Internet, aunque no tiene por qué ser siempre así.

Cada vez es más frecuente la denuncia de Delitos Informáticos, muchas víctimas no saben cómo actuar o a dónde deben acudir cuando resultan perjudicadas en este tipo de delitos. Entre los delitos informáticos más frecuentes nos encontramos con:

  • Falsificación: la falsificación informática o “phishing” es la introducción, borrado, alteración o supresión de datos informáticos que dé lugar a datos no auténticos, con la intención de que sean tenidos en cuenta o utilizados a efectos legales, como si se tratara de datos auténticos.
  • Robo de datos: delito de descubrimiento y revelación de secretos mediante el apoderamiento y difusión de datos reservados registrados en ficheros o soportes informáticos.
  • Acoso u hostigamiento: es todo aquel contenido que se dirige de manera específica a un individuo o grupo con insultos o amenazas por su orientación sexual, sexo, raza, religión, identidad etnocultural, etc.
  • Propiedad intelectual: son aquellos delitos relacionados con infracciones de la propiedad intelectual y derechos afines.
  • Software ilegal: es la copia y distribución no autorizada de programas informáticos y la posesión de medios para suprimir los dispositivos utilizados para proteger dichos softwares.
  • Destrucción ilícita de datos: delito de daños mediante la destrucción o alteración de datos, programas o documentos electrónicos contenidos en redes o sistemas informáticos.
  • Delitos de estafa: estos delitos se comenten mediante la manipulación de datos o programas para la obtención de un lucro ilícito
  • Injurias y calumnias: las calumnias e injurias hechas con publicidad (como en el caso de difusión a través de Internet) verán incrementadas su pena.

Muchos usuarios de la tecnología se han encontrado con una de las situaciones anteriores y no han sabido como actuar. Lo primero que debemos hacer es no estropear la evidencia, es decir, no borre, modifique o destruya la información que posea en su ordenador o equipo telemático relacionada al hecho. También es importante que no se reenvíen los mensajes (correos electrónicos) constitutivos del delito. Lo segundo que debe hacer es contactar con experto en la materia, un abogado especializado en delitos tecnológicos, ya que él te guiará y ayudará a realizar el proceso correctamente.

Si tiene alguna duda respecto a estos temas, o se ha visto involucrado en alguna actividad que pudiera ser constitutiva de los delitos mencionados anteriormente, recomendamos el asesoramieno de profesionales expertos en Derecho de Nuevas tecnologías y Ciberseguridad, como el despacho multidisciplinar Moviliza.