El proceso de digitalización puede ser más o menos profundo, pero emprenderlo es necesario para poder competir a medio plazo.

Antes de comenzar a hablar sobre qué pasos se deben de seguir para digitalizar tu empresa, ¿sabes exactamente a qué nos referimos con el término digitalización? Cuando hablamos de digitalización no nos referimos únicamente al uso e implementación de una tecnología o una serie de tecnologías en el ámbito de la empresa, sino a un cambio profundo en la forma de trabajar. Dicho de otra manera, la digitalización es un proceso que afecta a la estructura de la empresa, pues debe inducir a un cambio productivo.

Así, teniendo en cuenta que este proceso conllevará un cambio en la forma de trabajar, la digitalización de una empresa dependerá del sector de la misma y de las propias necesidades. Por ejemplo, en el caso de organizaciones B2C, puede ser más necesario disponer de plataformas que faciliten la comunicación y la gestión de clientes, mientras que en caso de empresas B2B puede que sea más urgente explotar herramientas de gestión de procesos o de digitalización de documentos.

En cualquier caso, en Proyecta, cuando nos enfrentamos a un proceso de transformación digital, lo primero que hacemos es realizar un análisis del modelo de negocio. Con este ejercicio estudiamos los principales pilares de la empresa: segmentos de clientes, canales, relaciones con los clientes, propuesta de valor, actividades, recursos y socios clave, así como la estructura de costes y fuentes de ingresos. Con estas observaciones podemos resaltar aquellas áreas de la empresa con mayor necesidad y capacidad de digitalización para poder buscar y proponer las mejores soluciones posibles para conseguir una mejora productiva a través de herramientas digitales.

Sin embargo, la digitalización de la empresa, como ya se ha dicho, no se tiene -ni debe- que quedar en ese punto. Las soluciones que se implementen no tienen que ser una mera herramienta, sino que deben cambiar la forma de trabajar de la empresa. Pongamos como ejemplo una empresa que para gestionar mejor la información de sus clientes y para realizar pequeñas campañas de marketing decide instalar un CRM (Gestión de la Relación con el Cliente). No tendría ningún sentido volcar en esta nueva herramienta los contactos actuales y no hacerlo con los futuros, por lo que, a partir del momento de su instalación, toda la organización tendrá que eliminar su antigua forma de trabajar a favor de esta nueva versión. Solo así se conseguirá una verdadera transformación digital.

La transformación digital es sin duda una de las mayores preocupaciones de las instituciones públicas puesto que son conscientes de que las PYME tienen que dar pasos -apresurados- en esta dirección para poder competir con grandes empresas en el corto-medio plazo.

Actualmente, el Gobierno de España ha puesto a disposición de las PYME el KIT DIGITAL, una ayuda a fondo perdido con hasta 12.000€ con la que las empresas podrán abordar algunos de los procesos necesarios para la digitalización. Aquí podrás ver los servicios que ofrecemos desde Proyecta dentro del Kit Digital.