Mientras que el Marketing tradicional consiste en ‘invadir’ el espacio del usuario, el Inbound Marketing provoca que el lead sea el que busque el contenido, ya que es de su interés.

¿Cuántas veces te ha llegado a molestar una publicidad? Seguro que la respuesta es que no pocas. Precisamente el Inbound Marketing busca evitar ese ‘agotamiento’ o esa ‘molestia’ que produce la publicidad tradicional en los usuarios.

¿En qué consiste el Inbound Marketing?

Este tipo de marketing, principalmente online, se basa en la creación de contenido interesante para el público objetivo, de tal manera que sean los usuarios los que acuden en busca de información y no al revés, táctica que suele ser predominante.

¿Cómo se hace Inbound Marketing?

Antes de empezar con el Inbound Marketing, hay que tener bien definido quién es el cliente objetivo. Conocer sus gustos, preferencias y, sobre todo, sus necesidades. Una vez conocido esto, será necesario crear contenido de valor. Esto se puede hacer de diferentes maneras: posts en un blog, webinars, ebooks, canales de vídeo, redes sociales… etc. El objetivo final es conseguir que el usuario, desconocido, llegue a una landing page creada específicamente para cada campaña, se convierta en lead, dejando sus datos en algún formulario, registrándose para conseguir más información o incluso, poniéndose en contacto a través de otras vías.

Si un usuario se registra o se descarga información que suministramos, podemos estar seguros de que esa persona tiene interés por nuestro producto/servicio, pero ¿será un futuro cliente? Para descubrirlo es necesario proceder con lo que se conoce como lead nurturing. Este proceso consiste en, una vez tenemos los datos del individuo, ir contactándole de diversas maneras (posts, email, llamadas…) para conocer si tiene alguna necesidad que podamos cubrir con nuestros productos/servicios

 

Beneficios

Si bien es cierto que los beneficios del Inbound Marketing no son inmediatos, diversos estudios recogen que el porcentaje de leads es superior frente al Outbound. Sin embargo, aunque se necesita más tiempo para ver el lado positivo de esta estrategia, también es cierto que tiene un carácter más atemporal. Esto quiere decir que es posible conseguir leads de publicaciones lejanas en el tiempo. Además, el Inbound potencia la imagen de marca, posiciona a la empresa y amplia la base datos.