¿Cuánto tiempo dedicamos en las organizaciones a pensar? ¿Podemos pensar más allá de unos meses? ¿Hacia dónde queremos ir? ¿Dónde queremos posicionarnos?

En estos meses tan inciertos que estamos viviendo, muchos de nuestros clientes nos vienen comunicando el temor e incertidumbre que les genera la circunstancia de no “poder” plantearse y trazar actuaciones más allá de unos días, meses, trimestres a lo sumo; La sensación de sentirse empujado y arrastrado por su día a día, sin un rumbo cierto en un entorno turbulento.

Desde Proyecta queremos resaltar la importancia que tiene trabajar y reflexionar sobre la estrategia global de cualquier empresa, tanto en circunstancias de crecimiento como de crisis, más aún si cabe en momentos y contextos donde el entorno se muestra incierto e inestable.

Es trascendental tomar decisiones con la claridad de saber lo que buscamos y dónde queremos posicionarnos, entender por parte de todos los miembros de la empresa cuáles son sus objetivos y su misión en la organización, conociendo hacia dónde se están focalizando todos los esfuerzos… En definitiva, tener presentes cuáles son las grandes líneas de actuación de la empresa que se derivan en un conjunto de objetivos y actuaciones más operativas.

Hace décadas veíamos la estrategia como una planificación más a largo plazo, horizontes temporales de tres a cinco años, en algunos casos plazos temporales inimaginables. Desde hace unos años, los nuevos tiempos y la coyuntura actual nos exigen revisar la estrategia con unas gafas más corto-medio placistas, planificando la estrategia a espacios temporales de 18 a 24 meses, con un pull de proyectos operativos priorizados, con foco en un horizonte más cercano, con mayor capacidad de cambio y con unas organizaciones más flexibles y menos robustas. Empresas con capacidad de reaccionar de manera rápida a los cambios permanentes del entorno gracias a un continuo seguimiento de los proyectos que conforman un plan más medio placista.

Los meses de noviembre y diciembre son excelentes fechas para invertir ese tiempo tan valioso en pensar y planificar la estrategia y actuaciones a corto y medio plazo, el mejor momento para trabajar el plan estratégico de tu organización es… ¡AHORA!