Los conceptos de bioeconomía y economía circular están cada vez más presentes en nuestra sociedad y, de la misma forma, en las empresas. El entorno económico genera oportunidades para reposicionar la empresa y adoptar estrategias para mejorar la competitividad del negocio.

Las fluctuaciones económicas derivadas de los diferentes ciclos económicos a los que se enfrenta la sociedad mundial por la globalización implican la actualización de los modelos de negocio de las empresas modificándolos para mejorar en competitividad y hacer avanzar al negocio.

Las consecuencias económicas que se derivan de los diferentes hechos y acontecimientos en el mundo se reflejan en la sociedad y, crean y acentúan problemas a la población.

Para paliar de la mejor forma las consecuencias sociales debido al entorno económico, las empresas adoptan estrategias de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), en la que las compañías tratan de reconocer los problemas en la sociedad y realizar acciones para atenuar las dificultades de la población, permitiendo de la misma forma mejorar la situación económica del entorno.

Las nuevas ideas que buscan solucionar las preocupaciones sociales actuales generan oportunidades de negocio  aunque, actualmente, son más labores de obra social a través de fundaciones y similar para cumplir con la RSC que buscar soluciones a los problemas de la sociedad. Aplicando un nuevo modelo de negocio sostenible, económica, social y ambientalmente, hará que su empresa se posicione en “océanos azules”, elevando su competitividad y sus resultados.

En esta línea surge la bioeconomía circular que es la unión de la bioeconomía, el conjunto de todas las actividades económicas relacionadas con la producción, transformación y utilización, directa o indirecta, de recursos de origen biológico con el fin de producir y transformar biomasa para el suministro de alimentos, piensos, materiales, energía y servicios relacionados con los ciudadanos; y la economía circular, modelo de producción, distribución y consumo en el que el valor de los productos, materiales y demás recursos permanece el mayor tiempo posible (p. ej., reciclando, reparando, etc.), potenciando su uso sostenible y eficiente y reduciendo al mínimo la generación de residuos.

Proyecto INBEC

En esta línea surge el proyecto INBEC, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del Programa de Cooperación INTERREG V A España – Portugal (POCTEP) 2014-2020, y se enmarca en el Eje Prioritario 2. de “Competitividad empresarial” en el objetivo temático 3 para “Mejorar la competitividad de las pequeñas y medianas empresas”, en concreto el objetivo 3B: Desarrollo y aplicación de nuevos modelos empresariales para las PYMES, en particular para su internacionalización; en el que Proyecta participa junto al Instituto para la Competitividad Empresarial de Castilla y León – ICE (Beneficiario Principal), Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, Diputación Provincial de Ávila, Universidad de Salamanca, Fundación Cartif, Asociación de Investigación del Instituto de Biotecnología de León (INBIOTEC), Instituto Pedro Nunes (IPN) (Portugal) e Instituto Politécnico de Bragança (IPB) (Portugal); en la consecución del proyecto con la realización de diagnósticos, planes de transformación y seguimiento de la implementación de estos en 50 empresas de la zona transfronteriza entre Castilla y León y Portugal.

¿Estás interesado en participar? Pregúntanos por los requisitos y las condiciones, es totalmente gratuito.