¿Qué es la Transformación Digital?

La Transformación Digital es un proceso que consiste en la aplicación de nuevas tecnologías al conjunto de la empresa y que promueve no solo un cambio práctico sino también en la mentalidad de todos los implicados. Es decir, no es solo la aplicación de una serie de tecnologías, sino que además tienen que estar involucrados tanto los trabajadores como los directivos y se tiene que reflejar en su trato con el cliente.

Precisamente, la transformación Digital tiene que estar orientada a mejorar la experiencia del cliente. Por un lado, los procesos internos de digitalización conllevarán a que el trabajo se ejecute de manera más eficiente, y por otro lado, la digitalización será visible para el cliente, que podrá contar con nuevas formas de contacto, pago, gestión… etc.

Es importante, de la misma manera, mencionar la figura de los responsables de la empresa. Este proceso no se puede aplicar desde la base, sino que tiene que afectar a todos por igual y, lo que es aún más, son los máximos responsables los que tienen que dar ejemplo en este proceso ya que, en muchos casos, los cambios producidos son disruptivos.

¿Qué ventajas tiene?

La Transformación Digital afecta a todos los procesos de la empresa por lo que los beneficios son muy variados y distintos en cada organización. No obstante, hay dos grandes ventajas de las que toda compañía puede beneficiarse:

  • Competitividad: La transformación digital permite a las organizaciones estar preparadas ante cualquier posible cambio en el entorno económico. Como ejemplo, sin ir más lejos, podemos hablar de la crisis del Coronavirus; aquellas empresas que ya tenían un grado de digitalización alto han podido afrontar mejor estos meses; ventas por internet, teletrabajo, información en la nube… etc.
  • Eficiencia: Aplicable a todos los procesos de la empresa, desde la producción, la comercialización, el marketing, las finanzas o la atención al cliente. La Transformación Digital mejora la colaboración interna entre empleados, equipos y departamentos y permite optimizar los procesos internos. Además, se pueden aplicar técnicas de Big Data para maximizar la eficiencia futura de la empresa.

¿Cómo proceder con la Transformación Digital?

Antes de iniciar este proceso, hay que realizar un diagnóstico de madurez para saber cuál es el punto de partida. Una vez realizado este análisis, es el momento de aplicar una estrategia digital que englobe a todos los departamentos (y al cliente) y con vistas a una digitalización total. Son cambios que no se producen de un día para otro y que tendrán que ser analizados para descubrir áreas de mejoras y planificar futuros nuevos proyectos.